HOJA DE RUTA 11


UNA VERDAD INCÓMODA
una_verdad_incómoda1jpg.jpg
Observa este río fluyendo suavemente.
Oyen el susurro de las hojas movidas por el viento, oyen los pájaros, oyen las ranas de árbol, en la distancia oyen una vaca, perciben la hierba, el barro cede un poco en la ribera del río, reina el silencio, la paz y de pronto algo cambia en su interior, es como respirar profundamente y decir ¡Oh, si...! lo había olvidado.
Al Gore
"Una verdad incómoda" - Oscar al mejor documental 2006

EL CAMBIO CLIMÁTICO


TAREAS:
Vas a hacer un PowerPoint por parejas
Busca imágenes en internet… redúcelas con PHOTOPHILTER si es necesario y crea una CARPETA DE IMÁGENES, a cada foto ponle nombre o/y número.
Escribe para cada diapositiva un texto sencillo, que entiendas, con tus palabras.
(No vale copiar y pegar).
Para el examen tienes que estudiar las que estén sombreadas en fosforito, las puedes hacer en el Cuaderno de Campo para estudiarlas.
Cuando lo termines lo tendréis que EXPONER en clase y algunos powerpoints los colgaremos en el BLOG de NUESTROS TRABAJOS.




PORTADA:
Título: "UNA VERDAD INCÓMODA"
Autores, nº...,
Una imagen o carátula
Breve presentación…


I. CAUSAS DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

1. “La salida de La Tierra”
2. Capas de la atmósfera
3. En qué consiste el efecto invernadero

II. LOS GLACIARES ESTÁN DESAPARECIENDO
4. Lonnie Thompson (analiza el hielo – taladros tubulares)
5. Monte Kilimanjaro
6. Himalaya
7. Glaciar Upsala (Argentina)
8. Gráfica del aumento del C02
"No es sólo un problema político, es un problema moral.
Si permitimos que esto pase tenemos un grave problema ético"

GLACKMA
glackma.png



III. EL HURACÁN KATRINA
9. ¿Cómo se forma un huracán?
10. Huracán Katrina (agosto de 2005), ¿qué pasó?
11. El aumento de las precipitaciones provoca grandes inundaciones
12. Periodos de grandes sequías (lago Chad)

Churchill advirtió ya en los años treinta al pueblo británico y les dijo:

“La era de las dilaciones,
de las medidas, poco eficaces
de los recursos mitigantes y desconcertantes
de los retrasos, llega a su fin.

En su lugar entramos en un
periodo de consecuencias.”

IV. LOS POLOS SE DERRITEN

13. Casquetes de hielo flotante en el Ártico
14. La placa ártica de hielo Ward Hunt se rompe
15. ¿Qué es el permafrost?
16. ¿Qué les pasa a los osos polares?
KARMENKA desde los polos
karmenka desde los polos.png




V. EL CLIMA DE LA TIERRA

17. Depende de las corrientes oceánicas (Corriente del Golfo)
18. En qué consistieron las glaciaciones (Gunz-Mindel-Riss-Würm)

Realiza en casa el EXPERIMENTO DE “LOS CUBITOS”

VI. NOSOTROS PROVOCAMOS EL CALENTAMIENTO GLOBAL

19. Contaminación (coches, industria, …)
20. Bomba atómica
21. Agujero en la capa de ozono
22. Explica el experimento de lo que le sucedió a la rana
23. Protocolo de Kyoto, ¿en qué consiste?
24. Teoría GAIA de la Tierra de James Lovelock, ¿qué dice?
James_Lovelock-Gaia.jpg





AL GORE, nos hace las siguientes reflexiones… ¿qué opinas tú?
Al_Gore.jpg


  • ¿Vamos a ser capaces de arreglar el calentamiento global?
  • ¿Podemos hacerlo?
  • A lo largo de la historia de la humanidad, hemos resuelto problemas difíciles, demostrando que tenemos dicha capacidad.
  • Por ejemplo:
  • Establecimiento de la libertad en Francia y en todo el mundo.
  • Abraham Lincoln liberó a los esclavos de su esclavitud en los campos de algodón sureños.
  • Las mujeres ganaron su derecho al voto, primero en Nueva Zelanda y luego en Escandinavia, posteriormente se fue propagando por todo el mundo.
  • El mundo derrotó al fascismo.
  • La fuerza moral de la no violencia, Ghandi, independizó a la India.
  • El mundo apoyó la resistencia de Nelson Mandela en Sudáfrica contra el aparheit.
  • Científicos y médicos de todo el mundo han trabajado para vencer enfermedades que hasta entonces parecían incurables (viruela, tuberculosis, sida,…).
  • Las dos superpotencias pusieron fin a su carrera de armas nucleares.
  • Alunizamos en la Luna.
  • Trabajamos juntos para acabar con el comunismo (muro de Berlín).
  • Resolvimos una crisis medioambiental sin precedentes, como fue el agujero de la capa de ozono de la atmósfera. Se dijo que era imposible de resolver.
  • Con el problema actual necesitamos una perspectiva distinta, es diferente de cualquier otro al que nos hayamos enfrentado antes.
  • Lo que está en peligro es nuestra capacidad para vivir en el planeta Tierra, para tener un futuro como civilización.
  • “Creo que esta es una cuestión moral, ha llegado el momento de resolver el problema, ha llegado el momento de resolver nuestro futuro”.
  • “Me hubiera gustado tener el privilegio de que de joven me hubieran explicado el problema del calentamiento global, es como si se hubiera abierto una ventana… a través de la cual el futuro se viera con total claridad”.
  • “Es posible que futuras generaciones tengan la ocasión de preguntarse:
  • ¿En qué estarían pensando nuestros padres?
  • ¿Por qué no reaccionaron cuando tuvieron la oportunidad?
  • Lo que hace falta es que nos lo pregunten ahora”.


  • ¿Estás dispuesto a cambiar tu forma de vida?
  • La crisis climática puede ser resuelta, así es como se puede empezar…




DIVERSAS ACTIVIDADES: ¿QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS?
1.MURAL
  • ¿Qué actividades puedes hacer tú para mejorar nuestro planeta?
  • ¿Qué quiere decir Al Gore con el Título “Una verdad incómoda”?
  • Carátulas de la película

2. CÓMIC : Explica en forma de cómic qué es el efecto invernadero

3. Biografía de Al Gore

4. EL CONTRATO EDUCATIVO DE LA TIERRA

5. CARTA DEL JEFE INDIO SEATTLE AL PRESIDENTE DE EE.UU.

Carta del Jefe Seattle al presidente de los Estados Unidos
Nota
El presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, envía en 1854 una oferta al jefe Seattle, de la tribu Suwamish, para comprarle los territorios del noroeste de los Estados Unidos que hoy forman el Estado de Wáshington. A cambio, promete crear una "reservación" para el pueblo indígena. El jefe Seattle responde en 1855.
indio_Seattle.jpg

El Gran Jefe Blanco de Wáshington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.
¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.
Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?
Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.
Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.
Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Wáshington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.
Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.
Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Para él una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.
La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.
Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.
No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.
¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.
El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, el hombre- todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, él debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.
Por lo tanto, vamos a meditar sobre la oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.
Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que el caballo humeante de hierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.
¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.
Ustedes deben enseñar a sus niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.
Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.
Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.
Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.
Ustedes podrán pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Él es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre piel blanca.
La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.
Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.
Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.
¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.
¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.
La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia.
FIN

DÍA DE LA TIERRA 22 de abril
dia-de-la-tierra_(1).jpg

Por un verdadero Día de la Tierra

Ecologistas en Acción recuerda que este domingo, 22 de abril, es el Día de la Tierra. Esta celebración, con más de 40 años a sus espaldas, debe servir para reflexionar sobre la inviabilidad de nuestro modelo de desarrollo actual, que necesitaría de varios planetas para que pudiéramos mantener nuestro nivel de consumo. Para la organización ecologista, es imprescindible que nos ajustemos a los límites que marca nuestro territorio y que hagamos un reparto equitativo de los recursos disponibles.


Hace ya 42 años, en 1970, una gran cantidad de ciudadanos y ciudadanas estadounidenses se movilizaron para alertar sobre la fragilidad del planeta. Esta gran movilización, que se considera como el nacimiento del actual movimiento ecologista, fue bautizada con el nombre de Día de la Tierra (Earth Day).


Desde entonces se ha venido dando un fenómeno paradójico. Por un lado, cada vez existe más información y evidencia sobre la sobreexplotación a la que estamos sometiendo a los recursos naturales de nuestro planeta. Pero, por otro, esta utilización de los recursos no deja de crecer, al tiempo que el reparto de su utilización es cada vez más desigual e injusto, tanto entre los diferentes países como en el interior de cada Estado.


Los estudios científicos no dejan lugar a dudas: en los últimos 40 años hemos perdido el 30% de la biodiversidad del planeta mientras que hemos duplicado nuestra demanda de recursos naturales. Hace ya mucho tiempo que la Tierra no dispone de suficientes recursos como los que dilapidamos cada año, por lo que nuestro consumo reciente se hace a costa no solo de lo que produce cada año el planeta, sino de sus reservas, dejando a las generaciones futuras un territorio cada vez más empobrecido y contaminado.


Los problemas vienen tanto del lado de las fuentes de los recursos –pérdida de bosques, agotamiento de caladeros de pesca, pico del petróleo, pérdida de suelos fértiles, etc.– como de los sumideros a los que arrojamos nuestros residuos –exceso de CO2 en la atmósfera lo que genera cambio climático, contaminación de suelos, de las aguas continentales y océanos, etc.
El único camino posible para que nuestra existencia sea viable es, pues, la reducción de nuestra huella ecológica, la disminución drástica del uso de recursos naturales, el que nos ajustemos a los límites físicos de nuestro territorio.

Pero Ecologistas en Acción quiere recordar que no basta con reducir nuestro consumo de recursos. Tan importante como ello es que hagamos un reparto equitativo de estos recursos. De hecho, el injusto reparto de la riqueza, aparte de ser inadmisible desde un punto de vista ético y moral, ocasiona una gran cantidad de problemas ambientales, bien por consumo excesivo, bien en el otro extremo por generar degradación ambiental para tratar de sobrevivir.